jueves, 31 de diciembre de 2009

Algunos aprendizajes del ciclo que muere

Le comentaba hace poco a un gran carnal que me siento tan distante de todas las personas que quiero, cuando existe algo que me llega a preocupar, asombrar, abatir, a desmoralizar, no encuentro la persona, el medio o la manera de expresarlo (Sobre todo me ha sido difícil lidiar con mis pasiones, o cuando veo pasar a la chica que me hace sentir que caigo en un abismo, cuando encuentro las contradicciones en mi vida o cuando la cago y tengo que aprender de la cagada misma). Siento a las personas distantes, me siento atrapado en el tiempo y en mi propia etica, que pareciera tan particular. Cuando se lo decía las lagrimas casi brotan de mi, extraño a mis amigos, y me duele mucho el que tomemos caminos tan diferentes, y sinceramente espero que nuestros caminos, nuestras luchas, nuestras guerras contra nosotros mismos -por que algo que he aprendido, y que ultimamente asumo como verdad, es que en la ciudad la guerra por la sobrevivencia de la especie y todo lo que implica empieza por nuestros demonios- que nuestra lucha constante (quisiera creer) contra la mierda que es el mundo; espero que se encuentren en espacio y tiempo.

En ésta distancia, he llegado a sentir que las cosas se las lleva el viento, otro gran amigo me dijo que las distancias ponen a prueba las amistades, y ahora pienso que las palabras se las lleva el viento y los sentimientos, las pasiones, los diminutos instantes que trascienden en la vida, quedan marcados, como un tatuaje en lo que somos. Y que la memoria no asume posteriores, supongo que existe un momento de la verdad ¿Será la próxima vez que los vea?, creo que la verdad del amor y la amistad, la llevamos dentro, sabemos perfectamente.

Cuando me di cuenta que las personas a las que quiero, y que algunas se encuentran tan lejos no solo en espacio, sino en tiempo, en frecuencias, en realidades asumidas; decidieron tomar como yo (esto también lo quisiera creer) como bandera el amor, me inunda la confusión, y con el tiempo entendí y asumí lo que quisiera llamar “el amor y la libertad”.

Portar la bandera del amor, es en especial extenuante, más que cualquier otra bandera (algunas de las cuales, a veces queremos colocar al lado del amor, muy probablemente errando), pues el amor engloba tantas cosas, y universalizarlo sin caer en posesionismos ridículos, obsesiones, celos, pretensiones de corte vulgar, y/o contradicciones de todo tipo, es una tarea ardua que acaso algún día podrán conquistar los guerreros, una gran persona me dijo hace poco las virtudes del guerrero, quedan aquí como otras palabras que me han alimentado: fuerza, inteligencia, audacia,corazón, venebolencia, cortesía, coraje, rectitud, sinceridad, lealtad, reputación... tal cual me los dieron a entender, los dejo para su reflexión.

Hoy no tengo ganas de desearles una feliz navidad o felices fiestas (por que me caga, excepto las cenas), solamente deseo que caminen hacía la libertad con el amor como bandera. Y que recuerden los sentimientos que tanto se expresan en éstas fechas, cada día en la mañana cuando el nuevo día levante el telón a los misterios que el tiempo depara, y en la noches cuando se sumerjan en las más crudas pasiones de su inconsciente.

Vale. Zalud y AnarKia

FA

Pd. Aquí la dignidad no es una premisa y solo en muerte la dignidad se reivindica, pues en lo personal no habrá dignidad en vida mientras exista miseria y sobre todo hambre en el mundo. La vida es digna en el momento en que se muere, solo después de una larga jornada de lucha.

Pd2. No es que los quiera mal viajar, les deseo lo mejor hoy y siempre. Que el nuevo ciclo los llene de dicha, victorias, amor, sueños y libertad...

"my dream to fly" by Moki Kaiba

1 comentario:

Franz Ammar dijo...

la neta si los quería malviajar... jo